LAS MUJERES EN LA POLITICA COLOMBIANA

cropped-mujeres-dcriado

Por: DIVA CRIADO PACHECO

El Partido Liberal, ha jugado un papel significativo y trascendente en la participación de las mujeres en la política colombiana a lo largo de su historia, fue en el seno de esas políticas liberales que por primera vez emergió de su invisibilidad. En una evidente manifestación de reconocimiento a sus constantes requerimientos, el Partido dió en sus inicios un tímido respaldo a su lucha.

Si bien es cierto, que su presencia en la escena Nacional ha estado marcada por grandes dificultades, no lo es menos, que su tesón y perseverancia han hecho que sus firmes reclamaciones hayan sido escuchadas, sus constantes impetraciones en la búsqueda para la satisfacción de los sistemas de demandas de interés social, han estado presentes ayer, hoy y presumiblemente también lo estarán mañana, conscientes de que es casi imposible concebir el bienestar social sin la obtención de sus derechos legales y patrimoniales.

Pues bien, desde estas iníciales consideraciones,  observaremos su evolución histórica,  asi como  los diferentes procesos y etapas que surgen a través del tiempo para lograr el reconocimiento de sus derechos. Esta necesidad de ser participes de la vida Nacional, con claras repercusiones en la vida cotidiana, como un fenómeno social y político que incide en el Estado representativo,  es lo que veremos a continuación.

Aún cuando no hay mayores registros sobre el hecho, no debe parecernos extraño, que a mediados del siglo XIX, las mujeres tuvieran cierta injerencia en las reformas del 11 de noviembre de 1853, cuando la constituyente de Vélez en el Departamento de Santander, implantó el voto femenino y puso en ejecución su práctica. En esa época, siendo presidente el General Liberal José María Melo, mientras Conservadores y Gólgotas se levantaban contra su dictadura, se reformó la Constitución,  y en el artículo séptimo se concedió a todos los habitantes de la Provincia, sin distinción de sexos, el derecho al voto. Este hecho, sin precedentes en Latinoamérica y con muy pocos antecedentes en el mundo, marco sin pretender, un hito en el largo camino que para reivindicar sus derechos tendrían las mujeres en Colombia.

En la última década del S. XIX y a principios del S. XX, comenzaron a darse las primeras manifestaciones públicas de tendencias igualitarias de mujeres con pensamiento liberal, entre las más destacadas, Soledad Acosta de Samper, María Rojas tejada y María Cano, esta última, quien en los inicios de su vida pública ejerció por tradición y seguramente por convicción en las filas del Partido Liberal.

El protagonismo de las mujeres en la participación de la Guerra de los Mil Días,   fue fundamental y de gran importancia. Como diría Aida Martínez en su libro Las capitanas de los mil días: “…Sin siquiera haber soñado con obtener derechos ciudadanos creyeron que con su fuerza de presión ayudarían a la causa, esas mujeres que de alguna manera tenían partido y bandera no permanecieron indiferentes a la tensión política del momento. Por eso cuando se escucharon clarines revolucionarios ellas estaban listas para enrolarse en esa contienda, lo hicieron de muchas maneras, las que acompañaban a sus padres o hermanos, las que marcharon con su marido porque no querían asumir el riesgo de quedarse solas; las que asumieron la aventura para seguir al amante; las que ofrecieron apoyo económico y logístico; las que organizaron redes de postas y de espías” (1). “Las Juanas” fue el nombre con que se popularizaron las acompañantes de los combatientes de la guerra de los mil días (1899-1903).

Una verdadera avalancha de iniciativas populares que se plasmaron posteriormente en leyes se dió en la Gran Convención Liberal de Ibagué en 1922. Se sentaron las bases del Código Sustantivo y Procesal laboral, se creó la Oficina General del trabajo encargada de resolver conflictos entre otros, del trabajo de las mujeres y los niños, exigieron la expedición de un nuevo Código Penal y se propusieron grandes modificaciones al Código Civil, dignificando la condición de la mujer y protegiendo sus derechos civiles y patrimoniales.

En la Colombia patriarcal de los años 30 al 57, sumida en la invisibilidad, la mujer era considerada una especie de ciudadana de segundo orden y debía permanecer en el anonimato sin derecho a voz ni a voto. Ocurrió en la época en que curas, literatos, intelectuales, liberales, conservadores e incluso las mismas mujeres, salvo contadas excepciones, renegaron de la emergencia de una nueva mujer rebelde y emprendedora. Esta mujer consciente de la importancia de su participación en los asuntos de Estado, y de lo que significaba su injerencia para las cuestiones de la vida cotidiana, emprendió una valerosa lucha y comenzó a interesarse por ejercitar sus propios derechos.

Fue con el gobierno de Olaya Herrera, en 1932, cuando se le dio el primer reconocimiento como sujeto de derechos mediante la ley 28 del mismo año, se aprobaron las Capitulaciones Matrimoniales (vigente hasta nuestros días), se concedió el derecho a la educación superior y se les permitió a las mujeres casadas la libre administración de sus bienes.

No obstante, el artífice de dar a la mujer un puesto en la vida laboral del país fue Alfonso López Pumarejo, quien con la Reforma Constitucional de 1936, le concedió el derecho de acceder a cargos públicos, pero no podía ejercer su derecho al sufragio. Para esta época comenzaban a aparecer mujeres que iban a la Universidad, entre ellas en 1939, Esmeralda Arboleda se convirtió en la primera en ser aceptada en la Universidad del Cauca para estudiar derecho. Posteriormente, bajo el amparo del Partido Liberal se vinculó a movimientos estudiantiles y ulteriormente ya como abogada, promocionó la participación política de la mujer, ocupando importantes cargos que le valieron un merecido reconocimiento político en la historia de la vida nacional

Para presionar su participación en la vida política las mujeres se organizaron, se crearon programas radiales como la “Tribuna Liberal Femenina” dirigido por Hilda Carriazo y Rosa María Moreno, se utilizaron medios de expresión como la revista “Agitación Femenina”; dirigida por Ofelia Uribe, desde donde lideró la lucha por el reconocimiento de la mujer como sujeto de derechos.

Muchas fueron las dificultades que tuvieron que afrontar para ejercer sus derechos quienes se atrevieron a enfrentar las severidades de los principios morales, sustentados en preceptos religiosos que regían a la sociedad de la época y por La posición de líderes políticos, ministros de educación y de la iglesia, que tampoco ayudaban mucho. Guillermo León Valencia, manifestaba: “(…) Las mujeres mejor no se contaminen participando en tan turbios asuntos en el Senado y la Cámara” (2). O la ambigua opinión de Luis López de Mesa, ministro de educación en el gobierno de Alfonso López Pumarejo, cuando decía: “(…)La mujer es conservadora en religión, republicana en el amor y radical en la política” (3). Estos personajes influyentes de la política colombiana,  no imaginaban que con la aprobación del voto femenino, se daba el primer paso para la consolidación de las democracias, y mucho menos la evolución que con ello obtendría la sociedad colombiana.

Gestora de la búsqueda por la conquista para que la mujer ejerciera sus derechos políticos y ciudadanos, fue Ofelia Uribe de Acosta. Desde inicios de los años treinta, venia librando una lucha por el reconocimiento de sus derechos, época de una generación de mujeres que irrumpieron en la vida nacional para ganar el respeto a su dignidad como ciudadanas. Ofelia participó en la elaboración de la ley de protección de la maternidad (1939) en el gobierno de Eduardo Santos. Se vinculó al Movimiento Revolucionario Liberal (MRL) impulsando tesis a favor de la justicia social y de las reformas económicas y políticas. Con su revista “Agitación Femenina” presionó el logro de algunas conquistas de la reforma constitucional de 1945, tramitada durante el gobierno de Alberto Lleras Camargo, que aunque no tuvieron ejecución inmediata, si se vieron reflejadas posteriormente, consagrándola como una de las mujeres más destacadas del siglo XX.

La Asamblea Nacional Constituyente de 1954, mediante Acto Legislativo No. 3, reconoció por unanimidad los derechos políticos de la mujer. El derecho al voto fue ratificado por el plebiscito de 1957, convocado por la alianza liberal-conservadora, que sustentó la fórmula reconciliadora del Frente Nacional. Era la primera vez que las mujeres ejercían el derecho al sufragio.

En los años cincuenta se concede la igualdad de derechos, pero como se anotaba, mientras en la Constitución Nacional se hablaba de igualdad, en el Código Civil se la discriminaba en puntos fundamentales para la obtención de derechos, creándose una situación por demás contradictoria,  en la medida en que se consagraba la potestad marital del hombre sobre la mujer, el domicilio como escogencia voluntaria por parte del marido y la patria potestad sobre los hijos en cabeza también del marido

Resultaba evidente que el derecho de familia y sus efectos civiles no tenían para la mujer un espacio real. Esta legislación obsoleta del Código de Andrés Bello, fue reformada por Alfonso López Michelsen,  con la ley 1ª de 1976, por lo cual se le otorgó igualdad de derechos y obligaciones a la mujer. Paralela a la expedición de la nueva legislación igualitaria, durante su gobierno, un centenar de mujeres liberales ocuparon posiciones destacadas tales como las de ministras, viceministras, gobernadoras, congresistas, magistradas, alcaldesas y embajadoras entre las que se encontraban María Helena de Crovo, Aydeé Anzola Linares, Dorylla Perea de Moore, esta última  notable por ser la primera gobernadora del Choco, y la primera mujer de raza negra en llegar a esa posición, También fueron nombradas María Consuelo Araujo Noguera, quien ya comenzaba a destacarse como una de las primeras lideres políticas de su región, Migdonia Barón, María Carmenza Arenas Abello, Fidelia Villamizar de Pérez, entre otras.

Durante la presidencia de César Gaviria Trujillo, se gestó la Reforma Constitucional del 1991, asumiéndose como pilares fundamentales  la igualdad, la autonomía política, la democracia participativa y el respeto por los derechos sociales, los cuales se vieron reflejados en el notable avance para establecer la igualdad jurídica entre hombres y mujeres, se fortalecieron la democracia directa y participativa, emprendiendo notables evoluciones que garantizaron la efectiva participación de la mujer en los niveles decisorios de la administración pública.
En la Administración de Ernesto Samper, se avanzó con la creación de la Dirección de Equidad para la mujer.

MUJERES DESTACADAS DEL PARTIDO LIBERAL HASTA NUESTROS DÍAS

María Teresa Londoño de Olaya, ideó la llamada “Colecta Patriótica” llevada a cabo por las mujeres colombianas en octubre de 1932, a raíz del conflicto con el Perú.
María Michelsen de López, pionera del trabajo social, reconocida por su labor en pro de los menos favorecidos, fundadora de colegios femeninos. (1934).
Lorenza Villegas Restrepo, de innegable influencia en la vida social y Política del país, fue de las primeras mujeres que participó en campañas políticas acompañando a su marido, Eduardo Santos. Apoyó obras sociales como el Hospital Infantil Lorencita Villegas, el hospital Santa Clara de Bogotá y la cárcel del Buen Pastor.
Luz Castro de Gutiérrez, modelo de liderazgo femenino, figuró en la vida política del país como pionera de participación igualitaria. En su legado encontramos fundaciones que han permanecido en el tiempo y han beneficiado a numerosas personas de todo el país; las más relevantes, el Hospital General de Medellín, el Hospital Universitario San Vicente de Paul y la Universidad de Medellín.
Bertha Puga Martínez, chilena, casada con Alberto Lleras Camargo. En la época de Rojas Pinilla, colaboró en el periódico “La Resistencia” que clandestinamente editaban Helena Calderón y Paulina Nieto de Caro, reivindicando los derechos de la mujer.
Cecilia Cortés de la Fuente, promotora de La Ley 75 de 1968 conocida como Ley Cecilia, en la cual se establecieron normas sobre filiación, paternidad responsable y régimen de obligatoriedad de alimentos, convirtiéndose en una política de largo alcance. Dicha Ley fue reglamentada mediante el Decreto 1260 de 1970, en donde además, se estableció la facultad para las mujeres casadas de utilizar o no el apellido del marido, se cambió el régimen de la sociedad conyugal y se creó el Instituto Colombiano de Bienestar Familia ICBF.
Cecilia Caballero Blanco, gestora de la legislación que estableció la igualdad jurídica de los sexos y la no discriminación entre los denominados “hijos legítimos” e “hijos naturales”, que debían ser iguales para la Ley. Su labor se encamino a la protección de la niñez y la familia como núcleo fundamental de la sociedad.
Carolina Isackson Proctor, durante el gobierno de Virgilio Barco centró su labor en la mujer menos favorecida, diseñó el programa de Hogares de Bienestar para que la mujer se desempeñara fuera de su hogar, brindando la posibilidad al ICBF de ampliar la cobertura de ayuda a los niños pobres y la participación de las comunidades.
Nydia Quintero Turbay, logró entre otras, la reforma de la ampliación de la ley de protección al menor hasta los 18 años y la protección al menor trabajador, puso en marcha los comedores comunitarios en los cerros de Bogotá y dio un nuevo giro a la Fundación Solidaridad por Colombia, creada años antes para recaudar fondos para los damnificados de desastres naturales, programa éste último, que ha demostrado efectividad en su ejecución.
Ana Milena Muñoz de Gaviria, tuvo una decisiva participación en la vida social y política colombiana durante el gobierno de César Gaviria. Gestó, lideró e impulsó actividades en el campo de la educación, la salud y la cultura, entre las cuales se destacan la fundación Colfuturo, creada para otorgar becas para estudios en el exterior y la Fundación Nacional Batuta, dedicada a la educación musical. Por su iniciativa se crearon la Consejería para la Juventud la Mujer y la Familia, y la Corporación Sur, CREA y el programa Familia, Mujer e Infancia “FAM1”; éste último, bajo la supervisión del ICBF que atiende a mujeres gestantes y lactantes y a niños menores de dos años. A través de la Consejería Presidencial, lideró el Programa para la Juventud, la Mujer y la Familia, el cual fue definido como una política integral para la mujer como principal objetivo garante de las condiciones y oportunidades necesarias de una participación equitativa de la mujer en los procesos de modernización de políticas sociales y económicas, a través de la concertación y consulta.
Jacquín Strouss Lucena, trabajó en favor de enfermos de SIDA y de los niños de la calle. Se destacan los hogares comunitarios empresariales, que funcionan con cofinanciación de la empresa privada y del ICBF, así como su empeño en la creación de un Ministerio de la Cultura
Se destacan también Gloria Lara de Echeverri, activista liberal, directora de la DIGIDEC, al momento de su secuestro, desarrollaba en esa dirección importantes labores comunitarias; Diana Turbay Quintero, periodista; Inés Cote, líder regional conocida en el país por su implicación en el proceso de paz; Lucelly García de Montoya, ex gobernadora y parlamentaria del Quindío; Ana Sixta González de Cuadros y Carmenza Rocha Castilla
En la actualidad, son un número importante de mujeres las que participan en la denominada “clase dirigente” del país,  entre las cuales el Partido Liberal se encuentra representado: Senadoras Piedad Córdoba Ruiz, Cecilia López Montaño, Yolanda Pinto, Griselda Janeth Restrepo Gallego; así como las Representantes a la Cámara Liliana Barón Caballero, Gema López de Joaquí, Clara Isabel Pinillos, Nancy Denise Castillo .

Cabe decir, que a lo largo de la vida de la República de Colombia, se ha superado la invisibilidad de las mujeres en muchos campos, pero no se ha logrado remontar el camino que las sitúe en igualdad de condiciones en la mayoría de las instancias de la sociedad, siguen críticamente subrepresentadas en posiciones de liderazgo y no precisamente porque no exista potencial competitivo.  Lo importante sería lograr que existiera,  una verdadera voluntad política y una sociedad dispuesta a reconocer que la pretendida igualdad,  aún no es una realidad y en consecuencia, se continúen tomando  acciones necesarias para alcanzarla.

Bibliografía:

  • Las capitanas de los mil días. Aída Martínez Carreño
  • El Sujeto Sufragista. Lola G. Luna
  • Feminismo y Feminidad en Colombia. Lola G. Luna
  • Centro de Estudios “La mujer en la Historia de América Latina”
  • Convención Liberal de Ibagué. Darío Ortiz Vidales.
  • Una Voz Insurgente. Ofelia Uribe de Acosta. Ediciones Guadalupe, 1963
  • Primeras Damas del S. XX. Gilma Ríos Peñaloza
  •  Biblioteca Luis Ángel Arango

Protegidos derechos de autor: 10.07.2008

About these ads
  1. #1 por Olga de Sánchez el octubre 3, 2009 - 4:36 pm

    Diva: felicitaciones por tu escrito.
    Es para nosotras las mujeres Colombianas un orgullo al ver que cada día más y más mujeres se destacan en todos los campos de la vida nacional.

  2. #2 por Belinda del Risco el mayo 15, 2010 - 3:54 pm

    Dirijido a todos los Representantes del patido de la U

    Cordial saludo,

    Por medio de esta pretendo ponerle una inquietud ciudadana ante sus ojos, a ver de qué manera y desde su experiencia me oriente que pasos se deben seguir para logar este objetivo.

    1.-ME ENCUENTRO ALTAMENTE PREOCUPADA POR QUE LAS ELECCIONES ESTAN CERCA Y NINGUNO DE LOS CANDIDATOS HA REMOVIDO
    LA LEY 84 DE 1989 QUE REZA “SOBRE EL MALTRATO ANIMAL” Y TALES LEYES NO ESTAN SIENDO APLICADAS, LA CUAL FUE ESCRITA POR
    VIRGILIO BARCO…………………. ESTA VIEJA Y OLVIDADA Y POR ESO NO HAY UN ENTE REGULADOR PARA ESTA.

    2.-HAY SANCIONES CON MULTAS O CARCEL Y TAMPOCO SON DADAS EN CUMPLIMIENTO…POR QUE?
    NO EXISTE QUIEN DE LA ORDEN, LOS POLICIAS AMBIENTALES YA NO ESTAN HABILITADOS PARA SANCIONAR O LLEVAR PRESOS
    A LOS “VILADORES” DE LOS DERECHOS DE LA PROTECCION ANIMAL Y AMBIENTAL.

    3.- LOS AMBIENTALISTAS, AUNQUE DE MANERA DISPERSA, HAN HECHO SU PROTESTAS MARCHAS, EN TODOS LO RELACIONADO AL MALTRATO ANIMAL, ESPECIALMENTE CON LAS CORRIDAS DE TOROS QUE SON CONSIDERADAS ARTE O CULTURA, MIRA LAS EXCEPCIONES EN LA LEY 84 ARTICULO 7 AL 9, LOS ANIMALES DE CIRCO TAMBIEN LLEVAN MALTRATO, MAS ES CONSIDERADO DIVERSION.

    4.-COMO LAS ANTERIORES EXPOSICIONES CABE TAMBIEN DESTACAR, EL MALTRATO ANIMAL DE TIPO DOMESTICO?
    ESE NO ESTA MUY CLARO EN LA LEY 84 DE 1989, SIN EMBARGO ES CONSIDERADO OK MANTENER UN ANIMAL AMARRADO
    O ENCERRADO A TODO CLIMA EL RESTO DE SU VIDA. EN LA MAYORIA DE LOS CASOS EN LA MITAD DEL PATIO.

    5.- LAS PARTIDAS (DINERO O FONDOS MONETARIOS DE LAS ALCALDIAS HACIA…) QUE SEGUN LA LEY DEBEN DARSE A LOS PROTECCIONISTAS,
    ZOOCRIADEROS Y DEMAS FUNDACIONES QUE SE DEDICAN A LA PROTECCION ANIMAL, TAMPOCO SE ESTA VIENDO, PARECE SER QUE TODO SE FILTRA
    POR LAS ENTIDADES “PARECIDAS” ESTABLECIDAS POR LAS ALCALDIAS Y LA “ALCANCIA” QUEDA EN CASA.

    SON DEMASIADOS PUNTOS, PERO POR LO PRONTO, QUE SE HAGA JUSTICIA Y QUE PAGEN LOS DETRACTORES DE LOS ANIMALES
    CON MULTAS O CARCEL COMO DICE LA LEY Y QUE ESAS PRACTICAS “CULTURALES” bärbaras YA SALGAN DE NUESTRO SISTEMA, COMO SON LAS CORRIDAS DE TOROS, LAS PELEAS DE GALLOS, DE PERROS, EL REJONEO, EL COLEO ENTRE OTROS Y SE INTRODUZCAN EN LOS COLEGIOS,
    DENTRO DE UNA ASIGNATURA NUEVA YA SEA “CONVIVENCIA CIUDADANA”, O “CIVISMO” , QUE NO SI EXITE Y QUE PODRIA LLAMARSE:
    “CONVIVENCIA CON EL MEDIO AMBIENTE , LOS ANIMALES Y MIS SEMEJANTES”

    LA PRESENTE ES PARA VER DE QUE MODO O POR QUE MEDIO SE PUEDE PRESIONAR PARA QUE SE HAGA EFECTIVA Y CONTUNDENTE ESTA LA LEY, DANDO POR FIN TODOS LOS PROBLEMAS ANTERIORES Y TAMBIEN EL PROBLEMA DE LAS ZORRAS EN LA VIA (VEHICULO DE TRACCION ANIMAL) Y ESTAS SEAN REEMPLAZADOS POR BICICLETAS (TIPO BICI TAXIS) PARA QUE LLEVEN ELLOS LAS CARGAS Y DEJEN A LOS ANIMALES EN PAZ.
    EN MEDELLIN PUDIERON ..POR QUE EL RESTO DE COLOMBIA NO?

    ME DESPIDO CON UN ABRAZO GRANDE Y ESPERANDO PODER CONTAR CON USTED, EN ESTE PARTICULAR QUE PUEDE HACER A LOS COLOMBIANOS
    SERES MAS RESPONSABLES Y SENSIBLES Y UNA FORMA MAS DE REDUCIR LA VIOLENCIA EN ESTE PAIS.

    GRACIAS POR SU TIEMPO
    BELINDA DEL RISCO
    31521839139

  3. #3 por Meryshel Rosas el julio 12, 2010 - 9:14 pm

    Hola Profe

    Buscando en google temas sobre política Colombiana me encontré con su artículo, me deleite leyéndolo y lo tome como referencia para mi trabajo de la U. Me acuerdo mucho de usted en las clases de derecho Administrativo, le envío mi correo electrónico escríbame, dónde está?. un Abrazo Merychel

  4. #4 por santiago el octubre 26, 2011 - 9:47 pm

    ola

  5. #5 por Sergio Sanchez el agosto 13, 2014 - 5:39 pm

    Encuentro algún libro que amplié el artículo de esta autora? Me ha parecido excelente, por favor es urgente, dejo mi correo para que me den información, gracias. Sergio Sanchez. Mx

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: