Violación de signos institucionales

Por Diva Criado Pacheco.  Madrid 11.12.2008. Invitada por la Universidad de Zaragoza para dictar la Cátedra de Protocolo Internacional y Diplomático en los cursos de verano, he tenido la oportunidad de familiarizarme con la importancia    de los símbolos  emblemáticos de las instituciones,  entendiendo que desde tiempos inmemoriales  los pueblos  han necesitado relacionarse unos con otros.

En esas relaciones se han utilizado diferentes medios de comunicación,  muchas veces convertidas en auténticas ceremonias con gran contenido no verbal. Esos contenidos no verbales,  son los que  se utilizan como  símbolos  para que prevalezca el espíritu que guía  la Misión y Visión de cada una  en particular,  y con el objeto de resaltar la dignidad de los mismos, basándose en  la costumbre y en las tradiciones que  pueden incluso, superar  normas y reglas en determinados momentos y situaciones.

El significado del símbolo se relaciona con la actividad de la institución como una señal de identidad, y responde  a directrices  acerca de su funcionamiento. Tan importante es el emblema de una institución,  que se reglamenta su uso.

En el caso de la Cruz Roja Internacional,   el emblema está regulado como principal instrumento por los convenios  de Ginebra del 12 de agosto de 1949,  y sus  protocolos adicionales   I y II de 1977,  y un III protocolo  adicional a los convenios anteriores, aprobado  en conferencia diplomática en diciembre del 2005 en Ginebra,   para solventar los inconvenientes  denunciados por  estados y colectivos  de socorro, quienes  rechazaban  el uso de esos emblemas,  aduciendo que ninguno garantizaba la protección de quien lo ostentaba.

Estos protocolos alertan y sancionan el comportamiento de los combatientes y la protección civil contra el efecto de las hostilidades,  tanto que en el  art. 12 numeral G se limita el empleo de la cruz roja y de la media luna roja únicamente a las personas y bienes autorizados a ostentarlos” y prohíben la utilización del emblema en casos como  :  “… capturar a un adversario valiéndose de medios pérfidos como es simular que se posee un estatuto de protección, mediante el uso de signos y emblemas…”.Según el diccionario internacional de los conflictos armados publicados por el CICR, constituyen perfidia los actos que apelan a la buena fe del adversario, con la intención de engañarlo, haciéndole creer que tiene derecho u obligación de conceder la protección que estipulan las normas de derecho internacional.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha reiterado en varias oportunidades la importancia de respetar el emblema de la cruz roja,  como un signo protector que permite a sus representantes acceder a las zonas más afectadas por el conflicto armado.  Los símbolos de la Cruz Roja,  la Media Luna Roja o el más reciente el Cuadrado Rojo o Cristal Rojo,   fueron escogidos en un largo y cuidadoso proceso de selección   y su uso desprovisto de connotaciones políticas,  religiosas o de conflicto armado. No hay que olvidar que los emblemas reconocidos tienen un significado equivalente y deben beneficiarse del mismo trato y protección que el ordenamiento jurídico de un Estado. Su violación es considerada como un Crimen de Guerra.

Llama  la atención,  de ser cierta,  que en  el rescate  a los rehenes de las FARC, que liberó a Ingrid Betancourt y a tres estadounidenses en   la misión  militar denominada “Operación Jaque”,  presuntamente  se  utilizaron los emblemas de la cruz roja sin autorización, lo cual  dejaría mal parados ante la comunidad Internacional a los miembros del ejército colombiano que participaron en la operación.

 Y es curioso por  la insistencia de la Cruz Roja Internacional,  invocando  mediante comunicados de prensa en reiteradas ocasiones,   que “no recibió ninguna solicitud, ni participo en la operación”, un signo claro que  evidencia,  que  se violó la utilización   del emblema de  la institución que por demás representa la neutralidad y la imparcialidad, sin connotaciones políticas ni religiosas. Este hecho  serio en sí mismo, no solo representa la utilización incorrecta del símbolo, sino que  debilita sin lugar a dudas  la neutralidad que se predica y es un escollo que mina su credibilidad.

En este caso  para el Ejército de Colombia, el fin no justifica los medios. El comportamiento de quienes utilizaron los símbolos sin autorización no debe volver a repetirse, no se puede alegar en su defensa que fue un acto humanitario de naturaleza individual,  y mucho menos   pecar de ignorancia.  El caso aún no se ha cerrado veremos qué repercusiones tendrá.

Anuncios
  1. #1 por Delila el noviembre 4, 2012 - 6:14 am

    Aw, this was an extremely good post. Taking a few minutes
    and actual effort to produce a top notch article… but what can I say… I
    hesitate a whole lot and don’t seem to get nearly anything done.

  2. #2 por Eunice el diciembre 4, 2012 - 11:23 am

    Hello, I enjoy reading through your article. I wanted to write a little
    comment to support you.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: