La corrupción, ¿otra razón más de la pobreza rural en Colombia?

Por Diva Criado Pacheco, 04.10.2009. Me ocurre lo que debe estar pensando cualquier parroquiano colombiano a quien le duela su país. Cuando leí la entrevista que le hiciera “la Revista Cambio”  al director del programa del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia “Agro Ingreso Seguro-AIS”,  que tiene entre sus objetivos “promover la productividad y la competitividad,  reducir la desigualdad en el campo y preparar al sector agropecuario para enfrentar el reto de la internacionalización de la economía”, me quede de piedra.

La forma como fueron adjudicados los subsidios no reembolsables de dicho programa, es una vergüenza pública. Pensé en la corrupción sin límites existente.  Es algo así como cuando el vecino que se saca la lotería,  para congraciarse con familiares y amigos les da  un detalle  y les  reparte el botín.   Como no tengo más remedio,  que aguzar los sentidos, saco mis gafas,  me acomodo en la silla, tomo mi ordenador  y escribo  reflexiones   hilvanando algunas preguntas  que me hierven en el tintero.

¿Cuántos pequeños y medianos productores del sector agropecuario tuvieron acceso a  esos  subsidios? El programa indica que “AIS garantiza que  El Gobierno Nacional a través del Ministerio de Agricultura, continúe otorgando apoyos económicos y brindando créditos con líneas especiales a pequeños, medianos y grandes productores del sector agropecuario”. El sentido es claro: Brindar apoyo económico a través del otorgamiento de subsidios a la población rural, entre ellos, a los campesinos menos favorecidos.

No obstante, en la práctica y como ocurre últimamente en Colombia, de manera descarada, los únicos que no se vieron beneficiados fueron los sectores rurales pobres. Se benefició a las familias de siempre (que poco o nada tienen que ver con el desarrollo de actividades agrícolas, pero que sí imponen la tendencia de voto en las regiones en las que habitan),  y llama particularmente la atención, por lo evidente, el caso de un reconocido comisionista de bolsa radicado en Bogotá, cuyos padres, él mismo y su novia (una reconocida ex Miss Colombia), resultaron beneficiados con subsidios por más de 400 millones de pesos colombianos (aproximadamente ciento cuarenta mil euros) cada uno. Resulta por tanto,  irrisorio e ingenuo no pensar en el pago de favores,  para que el gobierno actual se mantenga en el poder y  con ello se paguen  las prebendas recibidas.

¿Cuántos destinatarios del programa tuvieron acceso a la información de esos subsidios? Y de los otorgados ¿Cuántos llenaban los requisitos para acceder a ellos? Seguramente que ninguno, porque ha hecho carrera en el país, el uso y manejo de información privilegiada como beneficio de pocos,  los familiares, los amigos íntimos y menos íntimos de quienes están en el gobierno

En el caso de los subsidios, resulta triste, teniendo en cuenta que la población rural está conformada en su gran mayoría por campesinos muy pobres, mineros, y minorías étnicas como los indígenas y comunidades negras. Generalmente, los ingresos de  producción de la población campesina provienen del precario ejercicio de la actividad agrícola y pecuaria, y decimos precario ejercicio, pues  es una realidad que en Colombia los avances tecnológicos como herramientas de producción son desconocidas o inalcanzables para estos campesinos

Otros ingresos provienen de la venta de artesanías,  la venta de sus productos en el mercado y la producción de autoconsumo. En relación con estas “ventas”, sus ingresos apenas les alcanzan para subsistir, ya que las mismas  están sujetas a las “negociaciones” con las grandes empresas y/o familias terratenientes, frente a la mirada indiferente del gobierno.

Comparando la situación planteada con lo que sucede en países como Brasil, todavía nos preguntamos en Colombia ¿Por qué estamos entre los países más pobres de Latinoamérica?

Anuncios
  1. #1 por María Irma Jiménez LLain el octubre 5, 2009 - 1:07 pm

    Que orgullo que una paisana como Usted, se preocupe por analizar y publicar los problemas de nuestra querida Colombia.
    Muy interesante, Felicitaciones …..

  2. #2 por Susana Sosa Villafañe el octubre 5, 2009 - 10:54 pm

    La valentía de denunciar debería ser inherente a todos los ciudadanos, para que el poder deje de ser una presa fácil de obtener y un medio de quedarse con un “botín”, gracias a las fechorías cometidas por los inescrupulosos de siempre, sumiendo a sus compatriotas en la miseria y desesperación. Pero no basta con alzar las voces, se debería usar los medios disponibles, contra los delincuentes, para impedir estas acciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: