Mientras no lleguemos al poder seguiremos lamentándonos: Cecilia López Montaño

Por Diva Criado Pacheco.La Otra Opinión, Barcelona 24.05.2010, El pasado mes de abril se llevaron a cabo en Barcelona, las VII Jornadas sobre Derechos Humanos y tratados comerciales,  el impacto y afectación del colectivo de los países miembros en el Tratado de Libre Comercio con Europa, organizada por  La Mesa Catalana por la Paz y Los Derechos Humanos en Colombia contó entre sus  invitados con  la senadora colombiana Cecilia López Montaño.

La trayectoria de López Montaño, es muy extensa.  Economista de la Universidad de los Andes, vinculada desde hace muchos años a la  academia, en 1978  entró  al sector público y  durante 20 años ha hecho paso a paso una carrera en el ejecutivo desempeñando cargos como Directora de Empleo de la CEPAL, Directora del Seguro Social, Ministra del  Medio Ambiente,  Ministra de Agricultura, Directora Nacional de Planeación, entre otros.  En el 2005  participó en la Consulta del Partido Liberal para buscar la Presidencia de la República.

D.C. ¿Cómo llegó al Senado?

C.L.M. Estaba haciendo un intento por llegar a la Presidencia como candidata por el Partido Liberal y el Director  me pidió que me retirara y que encabezara la lista para el senado, no sé qué lo motivo,  yo no había considerado ir al senado,  pero en ese momento no me pareció mala idea porque  era obvio quién iba a ganar y por eso acepté, fui elegida senadora por cuatro años. En el 2008 logré ser elegida como la mejor senadora, he  ejercido  durante este período en el senado un férreo control político a los temas más sensibles del país.

D.C. ¿Se Volvió a postular para la presidencia?

C.L.M. Sí en el 2009, presenté nuevamente mi nombre a la consulta del partido liberal   para elegir un candidato a la presidencia, fue una candidatura difícil en una campaña muy corta,  mi hija fue la directora de la campaña,  escribí un libro que se llama “la hora de los derechos”. Era mi propuesta para el país, mi campaña se desarrolló sin ningún tipo de vieja política, iba de segunda en las encuestas,  yo represento el voto de opinión, pero el partido claramente quería que un hombre fuera el candidato.  El candidato ganador llevaba uno o dos años en campaña,  me di cuenta de dos cosas: primero,  que hubo un claro mandato del partido para elegir al candidato que salió elegido  y segundo, que los partidos son un freno a la hora de apoyar una candidatura de la mujer, lo que también jugó a la hora de encontrar apoyo. En este sentido en Colombia aún seguimos con valores muy patriarcales.

D.C. ¿Cree que hemos avanzado en materia de políticas de género?

C.L.M. Ha habido un gran retroceso,  en el país no ha habido una entrada masiva de las mujeres en política y en otros países sí. Países como Costa Rica que tienen el 45% de participación en el senado o  Chile y Argentina con cifras parecidas, pero Colombia con un 8 o un  11 %, tiene un rezago muy grande, esto se refleja en muchos otros aspectos, ha habido inclusive un retraso Institucional, llegamos  a tener políticas transversales muy importantes,  yo lo mencionaba cuando fui Directora de Planeación Nacional, creamos una unidad que incluyera a todos los sectores para la igualdad y la equidad de género, hoy en día lo que se ha logrado en estos últimos ocho años es volver la oficina que queda en  Palacio  una oficina sin poder político, con  muy baja participación, pocos recursos financiados entre otras  por cooperación española de derecha. Yo pienso que Colombia ha comenzado a perder espacio, este gobierno ha reforzado determinados valores que no son muy funcionales a una equidad de género.

D.C. ¿Su experiencia que le dice,  somos solidarias para apoyar candidaturas de  mujeres?

Mi experiencia ha sido negativa a pesar que llevo muchos años trabajando en el tema de las mujeres, primero quiero decir que en el partido ninguna mujer senadora, ni representante del sector legislativo del partido me apoyó, todas se fueron a apoyar a los hombres, me moví mucho con las mujeres de la base y allí hice un esfuerzo muy grande, pero en estos sectores las mujeres son mucho más asociadas a los sectores de la izquierda y ellas se fueron a votar por el candidato de la izquierda. Esto me ha permitido reforzar la idea que siempre he tenido y es que, al menos en Colombia,  la solidaridad de género es la más débil de todas las solidaridades, es más importante la solidaridad de clase,  inclusive la solidaridad política.

D.C. ¿Por qué cree que sucede ese dejar hacer,  dejar pasar?

La mujer siente un desprecio por la economía,  por el desarrollo y  por el poder más que por la política, o sea el poder está contaminado por un estigma de que eso no, lo cual me parece un error,  mientras no lleguemos al poder vamos a seguir lamentándonos, llevamos 40 años lamentándonos.

Anuncios

,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: