¡Una saudí al frente de la FIFA!

Wahiha Al Huweidar/ Foto:Ignacio Cembrero

Por: Charo Nogueira. O5.04.2011. El País.com. Desempeña una tarea difícil en un escenario muy hostil. Wajiha Al Huweidar es feminista y saudí. Términos casi incompatibles. Ella es experta en agudizar las contradicciones de un sistema que condena a las mujeres a ser eternas menores de edad: siempre tuteladas por un guardián masculino,

sin poder siquiera conducir, como ha relatado Ángeles Espinosa en este blog. Al Huweidar  es una luchadora imaginativa e incansable. En 2006, se manifestó con una abaya rosa para pedir derechos para las mujeres. Era un símbolo. ¿Por qué en un país tan caliente los hombres van de blanco y las mujeres deber vestir de negro de la cabeza a los pies? Ahora quiere presentar su candidatura a la presidencia de laFederación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA), que celebrará elecciones el 1 de junio. ¿Una provocación? No, una forma de denunciar que a las saudíes les prohíben jugar al fútbol e “incluso hacer cualquier deporte”, afirma a EL PAÍS-Mujeres esta activista. Tampoco pueden presenciar los partidos en la cancha. 

La propia Al Huweidar contó al Washington Post lo caro que le costó a ella dar unas patadas al balón. Lo logró gracias a una madre permisiva que le había dejado incluso montar en bicicleta (una práctica considerada dañina para el himen, tan valorado por esos pagos). Pero cuando la profesora supo que había jugado al fútbol con chicos, la castigó. “Ató mis piernas y me golpeó con una vara. Me obligó a permanecer sentada todo el día sin poder beber ni ir al baño”. Tenía siete años. Y no se la ha olvidado: rememora aquello en nuestra conversación. Esta saudí nacida en 1961 logra practicar ahora otro de sus deportes favoritos, el tenis. Juega en el recinto donde trabaja, la empresa pública Aramco, que goza de una especie de extraterritorialidad respecto a la pauta prohibicionista del resto del país.   

Al Huweidar quiere sustituir a Joseph Blatter, al que critica por haberse jactado del desarrollo del fútbol femenino en el mundo, sin tener en cuenta las cortapisas que existen en parte del planeta, en su discurso del Día Internacional de las Mujeres, el pasado 8 de Marzo. La FIFA nunca ha tenido presidenta, pero al menos existe la Copa del Mundo Femenina.  El campeonato se celebrará el próximo junio en Alemania y no habrá ninguna selección de los países árabes. (La española tampoco está, por cierto: el apoyo al fútbol femenino es una asignatura pendiente pese a ser campeones del mundo en la categoría masculina).

La activista asegura que la FIFA necesita “sangre nueva” para lograr un objetivo como mejorar los derechos humanos. De ahí que apueste por el fútbol como un símbolo de esperanza e integración. No ganará, claro. Y habrá que ver incluso si logra convertirse en candidata. “He buscado en la web de la FIFA los documentos que debo rellenar para presentar mi candidatura, pero no los encuentro. Puede que incluso se me haya pasado el plazo. De todas formas, deberían dejarme que me presente, porque soy joven, no soy corrupta y lucho por la justicia y por extender el fútbol entre las mujeres musulmanas”, plantea.

Las dificultades nunca han arredrado a esta musulmana chiíta que dio el paso -infrecuente y complicado para las mujeres de su país- de pedir el divorcio. Madre de dos hijos y con empleo fuera de casa, tomó esa decisión cuando su marido le anunció que iba a tomar una segunda esposa, según ha relatado. Al Huweidar es, por supuesto, una defensora incansable del derecho de las mujeres a guiar un volante. Llegó a colgar en Youtube un vídeo donde se la veía conduciendo en Arabia Saudí. Como se lee en el blog Saudiwomen, es una mujer “que merece respeto por sus sacrificios”. Le han costado, entre otras cosas, tener su firma prohibida en los medios de comunicación locales, amén de alguna detención. Pese a todo, sigue insistiendo en reivindicar los derechos de la mitad de la población, relegada a una infancia perenne y sin derecho al voto. Aunque parte de sus compatriotas la miren mal, también hay quienes la admiran.

¿De dónde saca la fuerza para exigir los derechos de las mujeres en un país tan restrictivo con ellas como Arabia Saudí? De la gran misión que supone luchar por la igualdad. “Tener una gran misión da energía. Te hace luchar todo el día”, afirma. Y en eso sigue. Sin descanso. 

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: