Estafada por enviar currículos “como una loca”

Han aumentado las estafas laborales por Internet, incluso suponen el 25% de los timos. Pocos acuden a la Policía para denunciar este tipo de fraudes

 Por: Toñi Fernández. Cadenaser, 08.05.2012. Después de 3 años de trabajos temporales “cuando dejaron de llamarme, yo como una loca me registré en un montón de sitios por Internet para encontrar algo cuanto antes. Uno de los correos que me llegó decía ser de una compañía eléctrica que me había pre-seleccionado para un trabajo de atención al cliente. No especificaba más”. Han aumentado las estafas laborales por Internet (hasta copar el 25% de los timos), pero pocos acuden a la policía. “Da pudor confesarse víctima de un engaño con lo claro que se ve el proceso una vez terminado, una vez “timado”, señala. 

Ana reconoce que al sentirse pre-seleccionada por una gran compañía casi se pone a dar saltos de alegría. Nada más responder al correo que le ofertaba un puesto de trabajo, una mujer de unos 35 años y con una carpeta con el nombre de la empresa como única identificación, se presenta en la puerta de su casa. “Lo raro fue que en lugar de usar el teléfono, llamaran a mi puerta. Me extrañó que insistiesen en que yo era la elegida. No me dieron ninguna tarjeta y me apuntaron la dirección de dónde debía acudir en un papel… Ahí es cuando empecé a ver cosas raras“, cuenta.

Pero seguía embrujada por el nombre que leía en la carpeta que sostuvo durante toda la visita aquella mujer, y que también figuraba en el correo que guardaba en su bandeja de entrada: el nombre de la principal empresa energética española. “Como tú quieres trabajar, confías y no te planteas que no va a ser cierto. Cuando te hablan de estafa piensas que es algo más evidente, de un sueldo más alto, pero es que era algo normal. Además piensas que se van a inventar el nombre de la empresa, que no se van a atrever a usar el de una multinacional tan conocida”

Tras la dirección que le escribieron en un papel, -que tampoco se esmeraron mucho-, no había ninguna gran sede, sino un piso en una zona tirando a deprimida del sureste de Madrid. Y había algo más, el rastreo de aquella dirección condujo a Ana hacia foros de debate donde otros estafados reconocían haber pagado el curso supuestamente necesario para acceder al trabajo. Detrás no había nada, sólo humo.

Anuncios

,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: