Proyecto Esperanza reclama tarjeta sanitaria para víctimas de trata

Madrid, 17.07.2012. epSocial/Europa Press. El Proyecto Esperanza reclama al Gobierno que permita a las mujeres víctimas de trata acceder a una tarjeta sanitaria aunque se encuentren en España en situación irregular, dado que, por un lado, la legislación las proteger, las reconoce como víctimas e impide que sean expulsadas y, por otro, necesitan atención frente a los gravísimos efectos que los abusos dejan en su salud física y psicológica.

La reclamación se ha plasmado en un documento que se ha hecho circular entre autoridades estatales (como la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género) y autonómicas en el caso de la Comunidad de Madrid, para que reflexionen sobre el Real Decreto de Medidas para la Sostenibilidad del Sistema Público de Salud aprobado por el Ejecutivo que a partir del 1 de septiembre dejará sin tarjeta sanitaria a los extranjeros en situación irregular.

“Este documento se ha elaborado con el objetivo de que el Estado reconozca, asuma y cumpla su obligación de facilitar el proceso de recuperación y restablecimiento físico, psicológico y social de las personas que han sufrido la trata, para lo cual es indispensable que tengan acceso al sistema sanitario de forma gratuita”, expone la coordinadora de Proyecto Esperanza, Marta González.

El documento describe la figura de la víctima de trata desde el punto de vista humano, legislativo y de derechos humanos y detalla los efectos que los abusos tienen sobre ella, basándose en sus 12 años de experiencia atendiendo a más de 600 mujeres que han sido vendidas para su explotación sexual.

En este sentido, expone que sufren consecuencias físicas como trastornos alimenticios y del sueño, enfermedades de transmisión sexual tipo sida, infecciosas como la tuberculosis y la hepatitis, embarazos no deseados y abortos forzosos, esterilidad causada por infecciones crónicas no tratadas, o por estos abortos realizados de forma deficiente, dolores crónicos o contusiones, cicatrices y otras señales de malos tratos físicos y tortura.

La trata también deja huella a nivel psicológico. Las mujeres que han sido traficadas presentan trastornos de estrés postraumático, de personalidad y/o disociativos así como tristeza, miedo generalizado, ansiedad, recuerdos impulsivos, irritabilidad, vergüenza y baja autoestima. Tienen pensamientos recurrentes, depresión, fobias, pérdida o lagunas de memoria y suele haber intentos autolíticos o de quitarse la vida.

Proyecto Esperanza expone asimismo las consecuencias para la “salud social” que padecen estas mujeres y cita aislamiento, desconfianza generalizada, sentimiento constante de indefensión y vulnerabilidad que dificulta el establecimiento de relaciones, vínculos y su proceso de inserción social y laboral.

“La legislación internacional, nacional y autonómica vigente reconoce la vulnerabilidad de las víctimas de la trata de personas y establece en su normativa la necesidad de garantizar asistencia sanitaria, social y psicológica necesaria”, recuerda el documento de la organización, que exige al Gobierno que actúe en consecuencia y permita que estas mujeres accedan a la atención necesaria, tengan o no los papeles en regla.

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: