Las mujeres aspiran al oro, pero la igualdad de género sigue siendo un desafío

Prensa Naciones Unidas, Región Andina. 15.08.2012. Llamados los Juegos de las Mujeres, las Olimpiadas de Londres han establecido un nuevo récord de participación, logros y representación universal de mujeres. El 45 por ciento de los 10.500 participantes fueron mujeres, mientras que en Pekín representaban el 42 por ciento y solo el 25 en Barcelona en 1992, donde incluso hubo 34 equipos nacionales sin ninguna mujer.

Por primera vez las mujeres han competido en todas las disciplinas y los 204 países participantes tuvieron a mujeres atletas en sus equipos, incluyendo Arabia Saudita, Qatar y Brunei que lo hicieron por primera vez. El Presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, dijo que este hecho “fue un gran estímulo para la igualdad de género”. Ciertamente lo es.

Sin embargo, aunque en Londres se batieron récords por y para las mujeres, el récord sin batir de la desigualdad de género sigue en pie y requiere que se tomen medidas urgentes para poner fin a las prácticas discriminatorias. Esto no es sólo un asunto de mujeres sino que trata de valores humanos básicos y del espíritu e ideales de los Juegos Olímpicos. El compromiso del Comité Olímpico y una mayor cobertura de los derechos de las mujeres y de la igualdad de género durante los Juegos de Londres dan un impulso para lograr mayores progresos en los próximos Juegos en 2016.

El debut del boxeo femenino en estas Olimpiadas puso en evidencia algunos de los retos a los que se siguen enfrentando las mujeres en lo relativo a la vestimenta, la percepción y los estereotipos de género. Aunque las boxeadoras probaron que podían pelear, hubo alguna tentativa inicial de forzarlas a usar faldas para ayudar a los telespectadores a identificarlas y diferenciarlas. La disputa de las faldas causó indignación en todo el mundo. La Asociación Mundial de Boxeo decidió dejar a las mujeres la posibilidad de elegir su vestimenta, poniendo así punto final a la controversia.

Otro revés que sufrió la igualdad de género en los Juegos de verano fue la discriminación en los viajes de avión. Leí en la prensa que Japón hizo viajar a su equipo de fútbol masculino a Europa en primera clase, mientras que el equipo femenino – que son las que defienden el título de campeonas – viajaron en clase turista. La prensa también mencionó que los equipos masculinos de baloncesto y de fútbol de Australia viajaron en primera clase mientras que los equipos femeninos viajaron en clase turista, aunque las mujeres han ganado más medallas que los hombres. Japón y Australia están ahora examinando sus políticas relacionadas con los viajes de los deportistas.

Además de los estereotipos y la discriminación de género, otro asunto que los medios de comunicación destacaron fue un caso de abuso y explotación sexual. La competidora de judo de los EEUU Kayla Harrison es ahora una inspiración para todo el mundo, no sólo por su excelencia olímpica sino también por su temple para sobreponerse al abuso sexual a manos de su primer entrenador cuando tenía 13 años.

Kayla sufrió en silencio por tres largos años porque su entrenador le dijo que tenían que mantener su relación en secreto para no meterse en líos. Luchando contra la depresión e incluso ideas de suicidio, llegó al punto que no pudo aguantar más. Se lo contó a una amiga, quien se lo contó a su madre, la que llamó a la policía. Daniel Doyle admitió su culpa y fue sentenciado a diez años de prisión.

Kayla se entrenó con un nuevo preparador y ganó la medalla de oro. “Una de las cosas más importantes que he sacado de todo esto es que se es víctima sólo si uno permite serlo”, declaró a los medios.

El poder que tienen los deportes de contribuir al empoderamiento de las mujeres y de las niñas es innegable. La participación en los deportes permite a las mujeres y a las niñas entrenarse para ser las mejores, incrementando sus capacidades y confianza, a tal punto que les acompañará toda la vida. Con todo, la desigualdad persiste y priva a las mujeres de alcanzar su potencial.

Un estudio hecho en Gran Bretaña concluyó que sólo alrededor del 0,5 por ciento de todos los patrocinios comerciales de los deportes se destina a los deportes femeninos, mientras que el 61 se destina a los masculinos, pese a que las mujeres están obteniendo cada vez más fans y un porcentaje mayor de audiencia. El mismo estudio señala que los deportes femeninos sólo obtienen el 5 por ciento de cobertura mediática y que el 43 por ciento de las adolescentes considera que no tiene suficientes modelos femeninos de conducta.

El sexismo en los deportes también se manifiesta en las brechas salariales, en la cobertura de los medios que se centra más en la apariencia que en el desempeño, en la falta de un acceso equitativo a todas las instalaciones y equipos deportivos, en los tiempos de entrenamiento y entrenadores, en las competencias, financiación y en una escasa representación y liderazgo en las instituciones deportivas.

Las activistas han pedido al Comité Olímpico Internacional que cumpla con la meta de 1996 de que las mujeres ocupen el 20 por ciento de los puestos en los consejos directivos de los 204 comités olímpicos nacionales y de las 35 federaciones deportivas. En la actualidad, tan sólo el 10 por ciento de esos puestos está ocupado por mujeres. Esperamos que más mujeres ocupen puestos directivos junto a los hombres en un futuro cercano, alcanzando e incluso superando la meta estipulada del 20 por ciento.

La excelente cobertura hecha por algunos periodistas sobre estos temas, así como el desempeño y la determinación de las mujeres atletas presentes en Londres, ha creado conciencia y esperanzas en todo el mundo. La primera mujer saudí en participar en las Olimpiadas, la competidora de judo Wodjan Ali Seraj Abdulrahim Shahrkhani, lo expresó claramente: “No tengo duda de que mi participación en estos Juegos, puede aumentar la participación de las mujeres en todos los deportes.” Me gustaría agregar que su participación, aunque no condujo a una medalla olímpica, fue una victoria para Arabia Saudita.

Durante las Olimpiadas de Londres las mujeres han roto muchas barreras. Ahora necesitan y merecen que se les otorgue igualdad de condiciones. Como dijera el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en la inauguración de los Juegos, el juego limpio y la dignidad para todos son ideales compartidos por el Comité Olímpico Internacional y por las Naciones Unidas. Para hacer prosperar esos ideales, ONU Mujeres está uniendo fuerzas con el Comité Olímpico para promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el mundo de los deportes y en las sociedades de todo el mundo.

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: