Violaciones ‘invisibles’ en el conflicto armado colombiano

  • Amnistía Internacional exige al Gobierno que castigue estos abusos
  • Existen leyes y decretos para evitarlo pero no se aplican ‘eficazmente’
  • Denuncian que personas que denuncia estos abusos son amenazados

Imagen de la portada del informe/Amnistía Internacional

ElMundo.es/Efe. Madrid, 04.10.2012. En el contexto del conflicto armado de Colombia, las mujeres son agredidas sexualmente para sembrar el terror en las comunidades y obligarlas a huir de sus tierras. Las violan para vengarse de su enemigo. Amnistía Internacional denuncia que el Gobierno colombiano debe hacer más para castigar y erradicar esta situación.

En un nuevo informe, titulado “Colombia: invisibles ante la justicia”, la organización señala que las autoridades no han hecho lo suficiente para procesar a los responsables de crímenes sexuales.

“Al no investigar efectivamente la violencia sexual contra la mujer, las autoridades de Colombia transmiten a los perpetradores el peligroso mensaje de que pueden seguir violando y cometiendo abusos sexuales sin temor a las consecuencias”, declara Marcelo Pollack, investigador sobre Colombia de Amnistía Internacional.

El respeto a los derechos humanos “debe ser una prioridad” en las próximas conversaciones de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), añade. “Sin un compromiso claro de todas las partes implicadas para poner fin a la violencia sexual y a otros abusos contra los derechos humanos, no puede haber una paz duradera y estable en Colombia”, advierte Pollack.

Estas tácticas de violencia sexual se utilizan como forma de venganza contra el enemigo, para controlar los derechos sexuales y reproductivos de las combatientes o explotar a mujeres y niñas como esclavas sexuales. A su vez, aquellos que trabajan para denunciar y combatir estos abusos son amenazados y atacados, según denuncia Amnistía Internacional.

Leyes que no se aplican

Pero, ¿por qué no se hace justicia? Los obstáculos que lo impiden incluyen la ausencia de seguridad para víctimas y testigos, la discriminación y estigmatización de las supervivientes por el sistema judicial, y la inexistencia de una estrategia integral para combatir la impunidad en estos casos.

Hay herramientas legales eficaces para castigarlo pero, según critican, no se utilizan del modo correcto: “El problema en Colombia no es la ausencia de leyes, resoluciones, decretos, protocolos y directivas relativamente buenos, que existen y en gran número, sino que no se aplican de forma efectiva y sistemática en todo el país”, afirma Pollack.

Amnistía pide a las autoridades de Colombia que elaboren “un plan de actuación efectivo, integral e interdisciplinario para abordar la violencia sexual contra la mujer” y que apoyen un proyecto de ley en curso “para garantizar el acceso a la justicia de las víctimas de la violencia sexual”.

Es necesario que los culpables respondan ante la ley. Si el gobierno no lo hace, Amnistía Internacional advierte que podría tener que intervenir la Corte Penal Internacional. “El único modo de acabar con la violencia sexual contra mujeres y niñas en Colombia es garantizando que los presuntos responsables comparecen ante la justicia”, sentencia el investigador.

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: