Los casos de violencia de género se disparan en Grecia en plena crisis

El retrato del maltratador: cuarentón y en paro

Tríptico en el que se promociona la línea de ayuda telefónica a mujeres maltratadas 15900

Tríptico en el que se promociona la línea de ayuda telefónica a mujeres maltratadas 15900/F.ABC

Begoña Castiella, Atenas 27.05.2013. ABC.es. Los números no mienten: la Asociación de Estudios de la Sexualidad Humana (conocido por sus siglas griegas EMAS) junto con el Instituto Andrológico griego han publicado esta semana su última encuesta titulada «La Grecia de la crisis y de los ajustes», demostrando que han aumentado en un 47% las víctimas de la violencia doméstica en el 2012, comparado con estudios anteriores. La encuesta se desarrolló con mil entrevistas telefónicas anónimas (600 de hombres y 400 de mujeres)

El tipo de violencia más usual es la verbal, un 72% de los casos, el chantaje económico se da en el 59%, la humillación sexual en un 55%, los golpes en un 23%, las violaciones en un 18% y la provocación de heridas en un 8% .

Perfil del maltratador

Este estudio revela que el maltratador más común es un hombre que supera los cuarenta años y se encuentra sufriendo un intenso estrés laboral al que se añade la presión fruto de sus obligaciones financieras. Ello se traduce en cifras: el 44% de los maltratadores están en paro, el 39%, en mala situación económica, y sólo el 17% no tiene problemas de este tipo. Otra característica es tener una actividad sexual reducida, según declararon las entrevistadas sobre sus parejas. Un 34% reconoció tener menos relaciones sexuales. La psicología del maltratador griego, explica el doctor Constantino Constantinidi, presidente del Instituto Andrológico, es la siguiente: «No me puedo meter contra el gobierno, ni contra el ejército. Pero con mi mujer/compañera puedo mostrar quién tiene la sartén por el mango…»

Los hombres entrevistados opinaron que las medidas de ajustes y recortes habían afectado mucho su vida sexual: un 39% consideran que mucho, mientras que un 30% contestó que bastante. Y describieronsentimientos de inseguridad (un 61%), enfado (50%), frustración (35%), miedo (19%), rechazo (18%) y tristeza (8%). Sólo un 7% se atrevió a hablar de esperanza.

«Desintegración social»

La encuesta termina con una conclusión preocupante: «La violencia sexual doméstica es un indicador de la desintegración social, cultural y económica». Añade que los límites y los puntos fuertes de una convivencia sin problemas han desaparecido, lo mismo que el diálogo civilizado.

El doctor Constantinidi destaca que «nos encontramos con que la violencia sexual,junto con la impotencia sexual, se encuentran en alza. La crisis económica se convierte automáticamente en crisis social y cultural. Y golpea principalmente al sexo masculino, que ha identificado la fuerza, el dinero y el sexo con la masculinidad».

Constantinidi explica que hay ejemplos de violencia y malos tratos que han sido destacados como preocupantes y muestran que en Grecia se han despertado instintos de humillación a través de insinuaciones sexuales y nazistas relacionadas con el exterminio.

Este último comentario refleja la preocupación por el aumento de la violencia contra los mas débiles, especialmente los inmigrantes, defendida por el partido ultranacionalista Amanecer Dorado, de carácter neonazi. Para Constantinidi, cirujano especialista en urología y director de la Clínica de Salud Sexual del Centro Médico de Atenas, «el hombre siempre ha sentido la necesidad de parecer fuerte,no solo con músculos sino con genitales grandes y poderosos. Su impotencia sexual es la confirmación innata de la pasividad femenina. El perder su capacidad sexual por la razón que sea le lleva a ejercer violencia física, lo que no es otra cosa que un sustituto de su fuerza sexual perdida…»

Violencia y Holocausto

Por su parte Fotiní Asimacopulu, Profesora de Historia de la Universidad de Atenas, destaca que en una sociedad que se encuentra en crisis, el respeto a la persona se pierde y en su lugar aparecen un tipo de caracterizaciones que ponen en duda y aplastan la personalidad de cada ser humano y llevan inevitablemente a la jerarquización y a la brutalidad que termina en el Holocausto, como refleja la historia.

En todo caso la línea telefónica SOS 15900, de la Secretaría de Igualdad griega, establecida en marzo del 2011, recoge también un aumento de las llamadas denunciando violencia doméstica. De cada diez mujeres que efectuaron una llamada hasta finales del año pasado, nueve eran griegas y una inmigrante. El 48% de estas mujeres estaban casadas, 10% solteras,8% separadas, 5% divorciadas, 1% viudas y 3% estaban conviviendo con su pareja. Y el 62% de todas ellas eran madres.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: