Obama asegura que acabar con la desigualdad salarial es uno de los retos del siglo XXI

  • El presidente de EE UU conmemora los 50 años de la Ley de Igualdad Salarial
  • Instó al Congreso a dar pasos y aprobar la Ley del Sueldo Justo

Por Carolina Martín. New York, 12.06.2013. ZoomNews. Por cada dólar que gana un hombre en Estados Unidos, una mujer sólo ingresa 77 centavos; menos si es de color o hispana. Éstas son las cifras que manejó el presidente Barack Obama, para mostrar el trabajo que aún queda por hacer para lograr la igualdad salarial y cerrar una brecha que no sólo castiga a las mujeres del país sino a las clases medias y a la economía en general. “Ellas son la primera fuente de ingresos del 40% de las familias americanas”, afirmó.

A aquellos que dicen que un dólar-77 centavos suena a igualdad, “les digo que sus matemáticas son muy malas”, bromeó el presidente durante la conmemoración del 50º aniversario de la Ley de Igualdad Salarial aprobada por John Fitzgerald Kennedy en 1963. En la Casa Blanca y en presencia de un nutrido grupo de mujeres y algunos hombres, reivindicó la lucha de la activista Dorothy Height, la congresista Edna Kelly -que trabajó en la Cámara desde 1949 hasta 1969- o Esther Peterson: “Todas presionaron para que la Ley de Igualdad Salarial fuera realidad”.

La tarea de poner fin a esta discriminación, sin embargo, se presume difícil a tenor de la velocidad de los avances. Obama recordó que hace 50 años la diferencia era de un dólar para los hombres frente 59 centavos para las mujeres. Con independencia de que ambos hicieran el mismo trabajo, ellas eran consideradas trabajadores de segunda. “Ahora son 77; antes, 59. Creo que esto es progresar, pero ¿alguien piensa que es suficiente?”, preguntó retóricamente Obama, que fue respondido por el público con una clara negativa.

Según los datos de la Oficina del Censo, en términos de ingresos medios, ellos ganaban 4.511 dólares corrientes en 1963 y ellas, 1.372. Hoy, 32.986 y 21.102 dólares, respectivamente.

La brecha salarial se ha ido estrechado en estas décadas, fundamentalmente, porque el poder adquisitivo femenino ha crecido a mayor velocidad que el de los hombres. Según los datos del estudio realizado por el grupo de trabajo para la igualdad salarial nacional, los ingresos reales de las mujeres se han incrementado alrededor de un 71% en estos 50 años, pasando de 21.646 dólares constantes en 1960, a 37.118, en 2011. El aumento salarial en el caso de los varones ha sido mucho menor, al pasar de 35.675 dólares constantes, en 1960, a 48.202, en 2011. Esto representa una tasa del 35%.

Pasos a dar por todos

“Nuestro viaje a la igualdad no estará completo hasta que nuestras esposas, nuestras hermanas, nuestras hijas puedan ganar y vivir conforme a sus esfuerzos”, aseguró Obama, repitiendo las palabras que había pronunciado durante su discurso de investidura el pasado mes de febrero.

Ante su asesora Valerie Jarret, que preside el Consejo de mujeres y niñas creado durante su primer gobierno para introducir cuestiones de igualdad en la políticas que impulsa su administración, Obama insistió en que su objetivo es que “cada niño crezca sabiendo que el trabajo duro de una mujer se valora y es premiado como el de cualquier hombre”.

Obama también llamó a la sociedad a trabajar por la igualdad de hombres y mujeres. “Es el momento de animar a las jóvenes a estudiar matemáticas y ciencias; es el momento de asegurarnos que los empresarios ofrecen a hombres y mujeres flexibilidad para ser buenos trabajadores y buenos padres”, señaló, explicando que estas asignaturas deben formar parte de la agenda política.

Situación en España

En España, la discriminación salarial también está a la orden del día. Según los datos del INE, en 2010 por cada 100 euros que ingresaba un hombre, las mujeres percibían 84,13. Como en Estados Unidos, también ha habido avances en los últimos años. En 2002, la brecha salarial era del 20,2%, según Eurostat, y ésta se había reducido hasta el 16,2% (dato provisional) en 2011; justo la media de la UE-27.

Los sectores donde la distancia era menor, de acuerdo con la información facilitada por el INE, eran la Administración Pública y en educación. En ambos casos, la diferencia de sueldo era del 10,1%. En el otro extremo, estaban las actividades sanitarias y de servicios sociales, donde la retribución de las mujeres resultaba un 24,2% inferior a la de los hombres.

Dentro del conjunto de la Unión Europea, España se situaría en la mitad de la tabla de discriminación salarial. Los países con una brecha más acusada son Estonia (27,3%), Austria (23,7%) y Alemania(22,2%). Entre los Estados con una diferencia salarial por razón de genero más reducida, destacan Eslovenia (2,3%), Polonia (4,5%) eItalia (5,8%).

En 2007, el Gobierno de España aprobó la Ley para la Igualdad Efectiva, donde se recoge la evidencia de la discriminación por la que hombres y mujeres no ganan lo mismo por la realización del mismo trabajo. Más allá del papel, el problema sobrevive. La filosofía del ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan parece resistir décadas y décadas. En sus memorias La era de las turbulencias, daba cuenta de que le gustaba trabajar con mujeres pero no sólo por su capacidad sino por su salario, que era más bajo.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: