Las sociedades monógamas son más civilizadas

 Universidad de British Columbia

Sociedades monogamasLa Gaceta, Canadá 03.09.2013. Cuando se permite a los hombres tener más de una mujer, la tasa de criminalidad es mucho más alta.
No hay dudas: las sociedades en las que predominan los matrimonios monógamos son más avanzadas que aquellas en las que está permitida la poligamia. Por lo menos, esta es la conclusión de un estudio realizado por especialistas de la Universidad de British Columbia (UBC) –Canadá–, tras analizar las causas de la generalización global del matrimonio monógamo como institución cultural dominante.

Los investigadores aseguran que en las sociedades en las que se permite a los hombres tener más de una mujer, la tasa de criminalidad, violencia, pobreza y desigualdad es mucho más alta que en los países en los que no está permitido el matrimonio polígamo.

El estudio sostiene que el matrimonio entre un hombre y una mujer siempre repercute en que la sociedad registre un nivel de conflictividad social mucho menor que en los países en los que la poligamia está extendida. El antropólogo de la UBC y director del estudio, Joseph Henrich, reconoce que lo que les motivó a realizar el estudio es que en los últimos siglos las sociedades avanzadas siempre fueron monógamas: “Nuestro objetivo era comprender por qué el matrimonio monógamo se ha convertido en el modelo imperante en los últimos siglos en la mayor parte de las naciones desarrolladas, cuando la mayoría de las culturas conocidas han practicado la poligamia”.

Asia, África y Oriente Medio

Y es que según el estudio publicado por The Royal Society, se explica que, según los registros antropológicos, aproximadamente el 85% de las sociedades han permitido a los hombres casarse con varias mujeres. En ellas, el hecho de desposarse de esta forma ha estado siempre relacionado positivamente con el estatus, la riqueza o la nobleza. Quizá haya que tener presente que con el origen de la agricultura, las sociedades humanas crecieron en extensión, complejidad y desigualdad, y todo ello provocó que los niveles de matrimonios polígamos se intensificaran, una fórmula que siempre se repitió en los grandes imperios de la antigüedad.

A pesar de todo, todavía hoy la poligamia está muy extendida en el mundo. Al margen de Asia, África y Oriente Medio, hay constancia de que el matrimonio entre un hombre y varias mujeres se permite hasta en algunas zonas de Norteamérica. Claro que también hay zonas en las que esta práctica se ha ido desterrando en la última mitad del siglo pasado. Es el caso de Nepal en 1963, en la India (parcialmente) en 1955, y China en 1953. “La emergencia del matrimonio monógamo resulta extraña para algunos, y mucha gente que se beneficia de la poligamia -hombres poderosos y ricos- la rechaza”, dice Henrich. Sin embargo, en el estudio se recoge que el matrimonio monógamo institucionalizado proporciona mayores beneficios a la sociedad porque reduce los problemas sociales que son frecuentes en las sociedades polígamas.

Sin esposa y en competencia

En este sentido, el análisis realizado por la universidad canadiense ha constatado que, en las sociedades polígamas, se dan niveles más altos de violaciones, secuestros, asesinatos, asaltos, robos y fraudes que en las monógamas. Según el equipo de investigadores liderado por Henrich, el perfil de los causantes de estos delitos serían hombres que permanecen solteros porque tienen dificultad para encontrar esposa debido a que otros hombres tienen más de una esposa. “La escasez de mujeres casaderas en las culturas polígamas incrementa la competencia entre los hombres por las mujeres no casadas”. La mayor competencia por encontrar una mujer provoca que los hombres desarrollen comportamientos delictivos.

Del mismo modo, los investigadores señalan que la principal ventaja cultural de la monogamia frente a la poligamia es la distribución más igualitaria de las esposas, lo que reduce la competencia masculina y algunos problemas sociales.

Desde el punto de vista económico, el matrimonio monógamo también ofrece más ventajas, ya que favorece la planificación a largo plazo, la productividad económica, el ahorro y la inversión económica en los hijos. Al margen de todo eso, en este tipo de matrimonio la influencia de las mujeres en las decisiones del hogar es mucho mayor.

Hoy en día, el matrimonio monógamo está generalizado en los países más desarrollados tanto desde el punto de vista social como legal. Según los científicos, esta generalización se ha producido por todas las ventajas citadas anteriormente, algo que una sociedad polígama jamás podrá garantizar.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: