Una Europa, varios modelos de gestión de la prostitución

El Lobby Europeo quiere erradicarla

Acto en la Eurocámara por el fin de la prostitución Foto: PE

Acto en la Eurocámara por el fin de la prostitución Foto: PE

Por Lucia Fernández-Canal Europa/Terra Noticias, 03.10.2013. El Lobby Europeo de Mujeres, apoyadas por 49 eurodiputados, se ha propuesto una difícil misión: acabar de raíz con la prostitución en la UE. Para ello, esta semana han firmado un manifiesto en el que reclaman a los Estados miembros la criminalización de todas las actividades relacionadas con la conocida como profesión más antigua del mundo.

Pocos se han atrevido a poner toda la carne en el asador para acabar con el comercio sexual. Estos son los grandes sistemas vigentes en Europa.

El modelo sueco

En 1999, Suecia sorprendió con una medida pionera: penalizar a los clientes y no a quien ejerce la prostitución. Las sanciones oscilan entre los 300 euros y los seis meses de cárcel. 

Las autoridades se vanaglorian de haber conseguido reducir a la mitad el número de personas explotadas sexualmente y los firmantes del manifiesto apoyan esta fórmula.

En Suecia las sanciones oscilan entre los 300 euros y los seis meses de cárcel

Sin embargo, a pesar de haber echado el cierre al mercado, parece que sus comerciantes tan solo se han trasladado. La red y los móviles se han convertido en el nuevo centro de transacciones sexuales.

Noruega ha imitado a sus vecinos e incluso ha ido más allá al penalizar también al que recurra a estos servicios fuera del país, como medida para erradicar el turismo sexual. También Islandia decidió seguir el modelo sueco y Francia lo está estudiando.

El sistema holandés

Países Bajos optó por un camino radicalmente opuesto. Desde 1911 el ejercicio de la prostitución está despenalizado y en el año 2000 fue el primer país del mundo en legalizarla. Las famosas vitrinas del Barrio Rojo, casi erigidas en atracción turística, son la antítesis de lo que demanda el Lobby Europeo de Mujeres.

También en Dinamarca los burdeles son un lugar de trabajo regulado como cualquier otro, de manera que sus empleadas cotizan en la seguridad social y pagan sus impuestos.

Sin embargo, a pesar de que la legalización supone un mayor control y seguridad en el ejercicio de su actividad, el lobby señala que entre el 50% y el 90% de las prostitutas de Países Bajos no lo hacen voluntariamente, y esto sí está prohibido.

En Dinamarca los burdeles son un lugar de trabajo regulado

Asimismo, denuncian la situación de sumisión de las meretrices a la vista de sus ingresos económicos. Mientras un proxeneta gana una media de 110.000 euros anuales por cada prostituta, ellas apenas llegan a los 24.000.

Al final tanto en un modelo como en otro asoma la crudeza de un mundo en el que la violencia, tanto en forma de secuestro, como de violación o de acoso, es la tónica en el 90% de los casos.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: