Tres meses con Nelson Mandela

mandela-saludaFausto Triana. La Habana, 06.12.2013 (PL) Tres meses bajo la aureola de Nelson Mandela constituyen un privilegio inolvidable, ahora que el mundo llora la desaparición física del primer presidente negro de Sudáfrica.

Especialmente en julio último, cuando Madiba cumplió 95 años el día 18, la intensidad de informaciones sobre la trayectoria intachable del luchador antiapartheid junto a emotivos homenajes, marcaron mi cobertura en Sudáfrica.

Aunque luego las noticias se dieron de forma intermitente, conocer Pretoria, Johannesburgo y Sudáfrica en general fue una suerte de clase magistral en torno a la mística y bondad del hombre que pasó 27 años de prisión.

En el Museo del Apartheid de Johannesburgo, próximo al emblemático barrio de Soweto, una parte del recinto está dedicado a Mandela. Allí se puede ver una entrevista cuando andaba clandestino a inicios de la década de 1960.

Hay espacio para todos en Sudáfrica, somos un gran territorio en el que caben y pueden convivir negros, blancos, mestizos y de todas las razas, anticipaba entonces su concepto de Nación Arcoiris.

Tal vez por el símbolo y también en virtud de su resistencia a las infrahumanas condiciones carcelarias durante casi tres décadas, Tata, como también lo llamaban afectuosamente, despierta hoy un sentimiento casi unánime de admiración y respeto universal.

Si no soy capaz de cambiar, no tengo moral para exigirle a los demás que cambien para lograr un país mejor, comentaba en una ocasión Mandela.

La gran cruzada de su vida fue acabar con la discriminación racial y las asimetrías sociales de su Patria, pero no logró completar sus sueños si bien abrió un camino predicando siempre con el ejemplo.

Una visita a su muy austera casa de Soweto lo coloca en un pedestal aun más elevado. Entre fotos y recuerdos, muchos con su ex esposa Winnie, aparece el detalle de una imagen sonriente al lado del líder de la Revolución cubana Fidel Castro.

Sus 27 años de cárcel, 18 de ellos en una estrecha celda de Robben Island, lo obligaron a cambiar los tiempos de su vida.

Vibró de júbilo en las celebraciones de los aniversarios 70, 80 y 90 y pese a los golpes de la vida, gozaba de excelente humor y se mostraba como un fanático furibundo del baile, la música, la poesía y los deportes.

En Pretoria aprendí a conocer de primera mano que las manifestaciones de cariño y aprecio llegaban asimismo a buena parte de las familias blancas de los afrikáners. “Hubiésemos querido a un Mandela eterno â��”, me confesó un hotelero.

Vi en televisión a la escultural Charlize Theron (Oscar por Monster) derramar un par de lágrimas al hablar emocionada de Madiba, para después reír recordando las bromas del mandatario de 1994 a 1999.

No soy un santo, pero amo demasiado a mi pueblo como para defraudarlo, declaró en una ocasión.

Amo de su destino, capitán de su alma.

jf/ft

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: