¿Por qué las mujeres de EEUU abortan cada vez menos?

Pablo Pardo. Washington 12.02.2014.ElMundo. En Estados Unidos se produjeron en 1973 16,9 abortos por cada 1.000 mujeres. Es la cifra más baja desde que el aborto fue autorizado por el Tribunal Supremo en 1973. Como sigan a este ritmo, las estadounidenses van a dejar de abortar en torno a 2045.

¿Por qué?

Posiblemente, por avances tecnológicos y médicos para evitar embarazos. Y, también, en parte, por el endurecimiento de las normas que regulan el aborto. Estados Unidos lleva restringiendo el aborto desde hace una década.

Un ejemplo: Dakota del Sur ha puesto en marcha una amplia gama de medidas para limitar el aborto. Aquí tiene, en inglés, una descripción de esas restricciones. Y no es que fuera sencillo abortar en Dakota del Sur que, con sus 200.000 kilómetros cuadrados es tan grande como las dos Castillas, Extremadura y Andalucía juntas, y solo tiene una clínica en la que se realicen abortos. Está en la única ciudad digna de tal nombre del estado,Sioux Falls (237.000 habitantes, o sea, más pequeña que, por ejemplo, Gijón), que se encuentra en el extremo sudoriental del territorio.

Eso implica que, si una mujer tiene que ir a hacerse un aborto desde el pueblo de Mobridge, por ejemplo, tiene que viajar seis horas en coche. Mobridge está en la reserva India de Standing Rock, en la que se encuentra enterrado Toro Sentado (y la mujer india más famosa de EEUU tras Pocahontas, Sacagawea). A todo esto, un tercio de las mujeres indígenas estadounidenses sufren abusos físicos o sexuales a manos de varones. Cuando los causantes son hombres blancos, es prácticamente imposible que se persigan, no por cuestiones culturales o de falta de medios, sino legales. Como suena.

Vieja tecnología

Ahora bien ¿se debe el descenso de los abortos a las nuevas normas? ¿O a otras causas? Lo cierto es que el número de abortos por 1.000 mujeres alcanzó su nivel más alto en 1980 (29,3) y desde entonces no ha dejado de caer, y de forma más acusada a partir de 1990. Las nuevas regulaciones solo empezaron a entrar en vigor a partir de2000, y en realidad las únicas que tienen impacto verdadero llevan menos de tres años funcionando.

Los defensores del aborto dicen que la crisis económica es la que lo explica, porque cuando las cosas van mal, la gente pone más cuidado en no quedarse embarazada. Sin embargo, la estanflación de los setenta, la terrible recesión de principios de los ochenta, y las más pequeñas de inicios de los noventa y del siglo XXI no parecen haber cambiado la tendencia. En España, los abortos llevan creciendo desde que se legalizaron en 1986, pero en los últimos 6 años se han estabilizado (no hay datos de 2013).

Así pues ¿qué pasa en EEUU?

Nadie tiene ni idea. Pero sí hay algunas cosas claras:

La primera: El aborto es, efectivamente, para las pobres. El 13,7% de las mujeres que entran en la categoría oficial de ‘pobres’ acumularon en 2008 el 42% de los abortos;

La segunda: Eso se debe solo a acceso o no a clinicas de abortos, sino a cuestines sociales: las personas de ingresos bajos tienen una actitud muy diferente en relación al sexo y a los embarazos no deseados.

El 70% de las niñas de entre 15 y 19 años que pertenecen al 10% de la población con menos ingresos tienen relaciones sexuales plenas antes de casarse. Entre el 10% de las familias más ricas, ese porcentaje desciende al 47%.

Nueva tecnología

Y solo el 46% de las niñas que proceden del 25% de la población con menos ingresos declaran que se sentirían “muy disgustadas” si tuvieran un embarazo no deseado. Entre el 25% más rico, el porcentaje asciende al 70%. Los datos proceden de este estudio, uno de cuyos autores es, precisamente, español;

Y, finalmente: el precio de los anticonceptivos se ha hundido en los últimos años, y la oferta se ha disparado, con sistemas como los parches de hormonas y los anillos vaginales. Eso ha hecho que el uso de estos métodos se haya multiplicado, como revela este análisis.

Estos sistemas son más eficaces para prevenir el embarazo que los condones o la píldora, y son mucho más baratos. Muchos salen por 75 dólares (55 euros) y duran, teóricamente, dos años. Como contraste, usarla píldora, además de requerir acordarse de tomarla, sale por entre 40 y 50 dólares al mes (entre 29 y 37 euros, o sea, de 696 a 1.850 dólares). Aquí no le puedo citar ningún estudio, sino lo que me han dicho en la farmacia de la esquina.

De modo que no es que las pobres tengan necesariamente más relaciones sin  protección porque sí, o por falta de educación sexual. También puede jugar un papel el dinero: si una chica viene de una familia económicamente bien situada, su seguro medico le pagará la píldora. Y la diferencia es, como acabo de explicar, abrumadora

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: