Italia: Desfigurada pero no vencida

Lucia Annibali antes Foto:Internet

Lucia Annibali, antes
Foto:Internet

Irene Fernández Velazco. Roma 26.02.2014. ElMundo.es.  Cuando Lucia Annibali, una guapa abogada italiana de 36 años, decidió el año pasado poner fin a la relación sentimental que mantenía con su colega Luca Varani, no tenía ni idea del infierno que le aguardaba.

Primero llegaron las llamadas intimidatorias, el acoso constante, las amenazas, la persecución… Aunque el tipo estaba desde hace años embarcado en otra relación y a punto de convertirse en padre, no podía permitir la grave ofensa que para su honor machista suponía el que Lucia le plantase. Un día incluso se coló en su casa y trató de manipular el fogón de la cocina para provocar una explosión letal.

Lucia Annibali, después

Lucia Annibali, después

Pero lo peor ocurrió dos semanas después. Fue la tarde del 16 de abril pasado, mientras Luca Varani jugaba una partida de fútbol con unos amigos por aquello de procurarse una coartada. Mientras tanto, y cumpliendo rigurosamente sus órdenes, dos albaneses llamados Rubin Ago Talaban y Altistin Precetaj a los que había pagado 2.000 euros esperaban a Lucia a la entrada de su casa en Pesara. Cuando hizo acto de presencia, le lanzaron sin mediar palabra ácido sulfúrico sobre la cara.

No es sólo aquel ataque desfigurara terriblemente el bello rostro de la abogada. Los últimos diez meses han sido para ella un calvario,devorada por los dolores físicos, corroída por los sentimientos de vergüenza ante esa cara que ya no reconocía como la suya, condenada al papel de víctima.

Pero Lucia se ha rebelado a todo ello y ha convertido su rostro en un grito valor y de denuncia contra la violencia machista. Hasta el punto que fue una de las pocas y simbólicas personas a las que el nuevo primer ministro italiano, Matteo Renzi, quiso llamar el domingo, en su primer día en Palacio Chigi, la sede del jefe del Ejecutivo. “He querido que en un momento así sintiera que el país está cerca de ella”, indicaba el propio Renzi en su discurso el lunes ante el Senado.

“Querían destruirme, pero no han tenido en cuenta mi carácter“, ha asegurado esa luchadora nata llamada Lucia Annibali, que ya ha sufrido siete operaciones para tratar de reconstruirle la cara. “Me siento afortunada, estoy viva y a veces, mirándome al espejo, hasta me siento bella. Ha cambiado mi rostro, pero ahora soy mejor persona”.

Dice que cada vez que muestra su cara lo que pretende es que se entienda exactamente de qué hablamos cuando hablamos de violencia de género. Es justo por eso por lo que Lucia no ha tenido inconveniente en que la fotografiaran cuando aún estaba en el hospital, con los labios disueltos por la acción del ácido sulfúrico, las mejillas en carne viva, los ojos tan irritados que el más mínimo rayo de sol la provocaba un dolor insoportable. “Esta herida no se cerrará jamás. Puede curarse, puede darme una fuerza mayor de la que haya tenido nunca, puedo transformarla en una nueva linfa vital. Pero no puedo ni quiero ignorarla”

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: