España: ¿Por qué perjudica la reforma de las pensiones más a las mujeres?

Un informe de IESE y Vida Caixa alerta sobre los perjuicios del sistema de pensiones sobre quienes se ven obligados a interrumpir su trayectoria laboral por atender a sus familias.

Por José María Camarero. 10.04.2014. Finanzas.com. “La mayoría de las reformas de la Seguridad Social han afectado indirectamente a un mayor número de mujeres que de hombres”. Es una de las muchas conclusiones que se desarrollan en el estudio “Impacto de las pensiones en la mujer. Jubilación y calidad de vida en España”, elaborado por el IESE y VidaCaixa, en el que se pone de manifiesto una realidad sobre la que el propio estudio se encarga de alertar. Al ampliarse continuamente los periodos de cotización necesarios para conseguir el 100% de la prestación pública, este hecho “incide de un modo especial en las mujeres que han decidido abandonar su trabajo fuera de casa o combinar su vida laboral con el cuidado y atención a su familia”. Y afecta mucho más a quienes ya son pensionistas que a las mujeres que aún se encuentran en edad laboral, al haberse incorporado en las últimas décadas al mercado de trabajo.

El estudio indica que “se puede dar la circunstancia de que algunas mujeres hayan cotizado más que muchos hombres en 14 años, y que no tengan acceso a una pensión por no llegar al  mínimo exigido de 15, mientras que otras sí puedan disfrutar de esa prestación por haber cotizado tan solo un año más”. Con el incremento de ese plazo mínimo cotizado para calcular la cuantía la pensión de 15 años hasta los 25, impuesto por la reforma de 2011,“crecerá el número de personas sin derecho a percibir una pensión contributiva por haber abandonado unos años el mercado laboral”, como, por ejemplo, por el hecho de ser madre. “Toda ampliación del periodo de cotización supone una penalización para las personas que han quedado temporalmente fuera del sistema, especialmente las madres”, explica el estudio.

También se pone énfasis en las desigualdades que ya existen entre hombres y mujeres en cuanto a las prestaciones que perciben quienes ya están jubilados. La brecha por razón de género se sitúa, de media, en el 34% en España, frente al 39% en la media de la Unión Europea. “Los países más equitativos son los del Este de Europa”, explica el estudio del IESE y VidaCaixa, “aunque en estos datos influye la estructura del sistema de protección del país”. En Eslovaquia, la brecha apenas es del 8%; en Chequia, el 13%; y en Hungría, el 15%. En el lado contrario se encuentran diferencias como las de Luxemburgo (47%) o Reino Unido (43%).

En España, la pensión media fue de 858 euros al mes en 2012, con 1.067 euros para los hombres y 659 euros para las mujeres. Si nos centramos en las prestaciones por jubilación anticipada (de 60 a 64 años), los hombre cobraron, de media, 1.284 euros; y las mujeres, 847. Y el mayor desequilibrio se encuentra entre los 70 y 74 años: una etapa en la que los hombres cobran 1.144 euros y las mujeres, 675 euros. “Esto demuestra que el sistema de pensiones público no sólo reproduce las desigualdades del mercado laboral, sino que las incrementa en un momento clave de la vida de las personas”, indica el estudio.

Para los expertos que han participado en este análisis, está claro que “la lógica del sistema de pensiones es incentivar el trabajo remunerado a tiempo completo durante toda la vida laboral, dejando de lado el resto de trabajos y su directa contribución al conjunto de la sociedad”. Para poder paliar esta situación de desigualdad, que se puede poner de manifiesto hasta el final de la vida de muchas personas, el IESE y VidaCaixa apuntan algunas medidas que podrían reducir las consecuencias de este hecho. Por ejemplo:

-Que el Estado aporte la cotización de las mujeres en caso de excedencia o parcialmente, en caso de reducción de jornada mientras permanezcan al cuidado de los hijos más pequeños o de mayores dependientes.
-Que el tiempo dedicado a la atención a los hijos hasta 12 años y a familiares dependientes compute como tiempo cotizado a la Seguridad Social.
-Desgravación fiscal del coste de cuidadores familiares, guarderías y otros gastos asociados a la familia.
-Desgravación fiscal de la renta familiar de las aportaciones de ahorro para la jubilación del padre o de la madre mientras permanezcan al cuidado de los hijos más pequeños o mayores dependientes.
-Revisar la pensión de viudedad para no cotizantes.

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: