Los emparejados sí viven más

Compartir la vida con el ser amado mantiene el corazón sano y reduce la probabilidad de morir joven.
El más reciente de los estudios sugiere que las personas casadas tienen un 5 por ciento menos de riesgo de sufrir cualquier enfermedad cardiovascular

Foto: El Tiempo

Foto: El Tiempo

Redacción Salud. El Tiempo, 05. 2014. “Los solteros deberían pagar más impuestos; no es justo que algunos hombres sean más felices que otros”, solía decir el escritor, poeta y dramaturgo inglés Oscar Wilde. No era el único que hablaba con desdeño de la unión marital. Otros, como el filósofo Friedrich Nietzsche, afirmaban que el matrimonio “acaba muchas locuras cortas con una larga estupidez”.

Sin embargo, vivir en pareja, muy a pesar de los detractores, trae beneficios para la salud física y mental. Para la muestra un botón: más de 10 estudios científicos demuestran que los casados o unidos tienen menos probabilidades que los solteros de morir a temprana edad (sobre todo los hombres) e incluso de sufrir enfermedades cardíacas y cerebro vasculares.

Las mujeres tienen mejor salud mental, mientras que los hombres se benefician más en el orden físico. En el caso de estos últimos, se debe a la influencia positiva ejercida por su pareja; en cuanto a ellas, el mejor equilibrio emocional y anímico se debe a que le dan mayor importancia al vínculo amoroso. Y esas ventajas se incrementan con el tiempo.

El más reciente de los estudios sugiere que las personas casadas tienen un 5 por ciento menos de riesgo de sufrir cualquier enfermedad cardiovascular. Los divorciados, en cambio, tienen una probabilidad más alta de padecer cualquier enfermedad vascular, un aneurisma de la aorta abdominal, una patología de la arteria coronaria e incluso problemas cerebrovasculares.

“Como los casados tienden a ayudarse mutuamente a estar más sanos, asegurándose de que su cónyuge coma bien, haga ejercicio o tome sus medicamentos, tienen menos riesgo de padecer enfermedades cardíacas”, afirma Suzanne Steinbaum, directora del Departamento de Enfermedades del Corazón del hospital Lenox Hill de Nueva York.

Lo sorprendente de esta investigación, señala su autor, Carlos Alviar, becario de cardiología en el Langone Medical Center de la U. de Nueva York, es que entre las parejas jóvenes se presentan más asociaciones entre casados así como una menor probabilidad de enfermedad vascular. El estudio fue hecho con 3,5 millones de personas entre 21 y 102 años.

Clave: convivir en paz

Pero hay más. En febrero del 2013, el Journal of Family Psychology publicó un estudio en el que se examinó la relación a largo plazo entre la autopercepción de la salud y la calidad marital. Los investigadores encontraron que, independientemente de la etapa del matrimonio, las personas felizmente casadas tienden a disfrutar de una mejor salud que las que son infelices en sus matrimonios.

Una buena relación de pareja también mejora la salud de las personas con artritis reumatoidea. El Colegio de Medicina de la U. de Arizona en Tucson (Estados Unidos) demostró el año pasado que sus síntomas de depresión y ansiedad, así como sus discapacidades físicas, eran menores cuando convivían con alguien. También disminuía el impacto de la artritis en su vida, incluyendo dolor, limitación de actividades y actitud.

Algo similar sucede en el caso de los pacientes con cáncer. La relación matrimonial fundada en una agradable convivencia le representa al enfermo menos probabilidades de fallecer por enfermedad frente a quienes están solos, según un estudio de la Universidad de Harvard del 2013.

Por el contrario, los conflictos de pareja pueden derivar en patologías como alergias, trastornos de ansiedad y adicciones, afirmó una investigación de la Universidad de Washington, en febrero del 2013.

Y qué decir de los conocidos beneficios de la sexualidad: en el 2009, el Journal of Sexual Medicine afirmó que las personas que tienen relaciones sexuales con frecuencia son mentalmente más saludables. Además tienen una vida en pareja más satisfactoria.

Hallazgos
Tres razones para no estar solo

Impulsan la prudencia. Cuando dos personas se casan, corren menos riesgos. Evitan, por ejemplo, el abuso de las drogas y del alcohol.

Relaciones estrechas. La relación social con la pareja se vuelve más profunda y el compañero se convierte en una fuente de apoyo incondicional. Los solteros corren el riesgo de aislarse, lo que puede conducir a la depresión.

Mejor cuidado. La influencia de la pareja ayuda a mantener hábitos sanos. Cada uno le recuerda al otro lo que no debe hacer o comer, y es más probable que ambos sigan las indicaciones de su pareja y las del médico.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: